¡Pre-regístrate aquí!

Selecciona la categoría a la cual perteneces:

Las y los jóvenes son energía, talento, ideas, amor y serán el motor de la Cuarta Transformación.
En nuestro país, 1 de cada 3 mexicanos es joven y es este sector de la población el que puede darle un impulso renovador a esta nueva etapa de México.
Sin embargo, el abandono, la desigualdad y la falta de oportunidades han provocado que enfrenten mayores dificultades para tener acceso a estudios o a un buen empleo.
Esta situación provoca que muchos de ellos se vean obligados a migrar o ser presa fácil de la violencia y el crimen organizado o que sus talentos y capacidades no sean aprovechadas al máximo.
En el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, esta realidad será transformada: las y los jóvenes podrán aportar toda su energía en la construcción de un mejor país.
El Programa “Jóvenes Construyendo el Futuro” impulsará sus sueños, les dará nuevas herramientas y potenciará sus aptitudes para que tengan un porvenir lleno de esperanza.

Puedes ser parte de este proyecto de dos maneras, conoce lo que requieres para comenzar:

¿Cuál es la problemática?

22% de los jóvenes en México no trabajan,

no estudian, ni reciben capacitación, cifra muy superior al promedio de 15% en la OCDE.

87% están en condiciones de vulnerabilidad y pobreza

(extrema y moderada).

Las mujeres tienen 3 veces menos posibilidades de trabajar,

estudiar o recibir capacitación

Esto fomenta el incremento de:

Violencia y migración

¿De qué manera el programa ayudará a afrontar estos problemas?

Se vinculará a jóvenes con centros de trabajo para que reciban capacitación y tutoría.
Se incluirá al sector privado en las actividades de responsabilidad social, para el desarrollo productivo de los jóvenes.

Se formarán y certificarán a jóvenes en habilidades claves para conseguir empleo.

Se dará a jóvenes la oportunidad de acceso a estudios universitarios.

Objetivos

Imagen con una gráfica de barras en aumento

Aumentar las posibilidades de los jóvenes de obtener un trabajo estable.

Reducir la brecha de competencias entre los generadores y los buscadores de empleo.

Restablecer los lazos desde las comunidades

Ir, casa por casa, inscribiendo al joven interesado en estudiar o capacitarse en el trabajo.

Alejar a los jóvenes del desempleo y del cambio de conductas antisociales.

Acelerar la preparación de una reserva de jóvenes para las actividades productivas, en previsión de un mayor crecimiento económico en el futuro próximo.